Forges o cómo dibujar sonrisas

Si vives en este planeta, te habrá llegado la noticia que nos golpeó el 22 de febrero: Antonio Fraguas Forges nos ha dejado. Conozco a Antonio desde hace casi veinte años. Conocí, perdón. Aún no me acostumbro a usar el pasado. Entró en mi vida por la puerta delantera y, en varios sentidos, la cambió –la vida, no la puerta, que aún sigue en el mismo sitio—.

Antonio era un tipo muy accesible, como una conexión a internet sin clave. Era una biblioteca en la que consultar el saber de la humanidad, una máquina de churros con el botón puesto en «frases ingeniosas», un trabajador incansable –como sólo podemos serlo los autónomos–, un compañero de esos que te salvan el culo cuando hace falta, un amigo que siempre se acuerda de ti, un padre, un abuelo y un marido de fábula con moraleja. Pero lo que mejor definía a Forges era (es, porque en la memoria quedará su ejemplo para siempre) el adjetivo generoso.

forges forges forges forges

Mención aparte merece Pilar. No era la mujer detrás del gran hombre. Era la gran mujer al lado del gran hombre. Ingeniosa como él, escritora de talento, mejor contadora de anécdotas que el  marido y con un sentido del humor a su altura. Esta semana han publicado un artículo estupendo sobre ella.

Forges, compañero de fatigas laborales

Empecé a trabajar con Antonio en un proyecto revolucionario –sobre todo para el año que corría, el 2001–: meter sus chistes en los móviles de Amena. Pero la tecnología no acompañaba y la cosa se quedó en un chapuzón breve.

En cuanto tuvo oportunidad me llamó para dirigir su nueva página web, que patrocinaba la Fundación MAPFRE Seguridad Vial. Él nunca se embarcaba en aventuras pecuniarias, al menos no exclusivamente. El proyecto debía incluir algún beneficio para la sociedad. En este caso, concienciar de una conducción responsable a través de mensajes dibujados por él.

forges

Durante varios años trabajamos codo con codo: creando y gestionando contenidos para la página web, luchando contra la burocracia kafkiana que a veces se interponía en el proceso, aprendiendo –sobre todo yo de él, aunque las lecciones de FreeHand se las daba el menda– y riendo. Cada día. Eso que no faltara.

De ahí saltamos a otras aventuras. Algunas quedaron en los callejones de las ideas geniales, otras cruzaron la acera y sincronizaron nuestros pasos para sacarlas adelante. Porque Forges siempre te abrumaba con su capacidad creativa.

—Davídides, ¿nos tomamos un café?
—Cuando quieras, Antonio.

Y más me valía llevar una libreta a estrenar y los oídos bien limpios, porque iba a necesitar ambas cosas. Había más ideas aprovechables en aquellos sesenta minutos de charla que en las dos etapas del gobierno de Rajoy.

Forges y su relación con mis libros

Ahora que estoy echando la vista hacia atrás me doy cuenta de que, si alguna vez he tenido un alentador literario además de mi familia más íntima, ese ha sido Antonio Fraguas.

forges

Mi primer contrato editorial, que al final se quedó en una tremenda decepción, me lo revisó él. La presentación de mi primer libro de relatos, «D.I.O.S.», la hizo él. El prólogo de mi segundo libro, «Cróhnicas con h», lo escribió él. Y también me acompañó en la presentación, en formato entrevista que él mismo improvisó.

“…les encarezco que no se pierdan estos textos: cada relato suyo es vivir el tiempo dedicado a leerlo de una manera mucho más amplia y panorámica. Es más; me lo agradecerán porque cuando dentro de un cierto tiempo a David le den, por ejemplo, el Premio Cervantes, ustedes podrán posturear intelectualmente con su basca diciendo algo así como:

–A este David Generoso le descubrí yo allá por el 2015 y ya os dije en la cola del INEM, donde vivíamos entonces, que era un autor que llegaría.”

Extracto del prólogo de «Cróhnicas con h».

 

forges

Y en cuanto tenía la menor oportunidad, hablaba de mí como de un Escritor. Así, con mayúsculas. Otra muestra más de que el adjetivo que le definía es el de generoso. Y a mí me venía al pelo. Bueno, al pelo ya no.

España está de luto porque ha perdido a Forges, una de sus mentes más brillantes. Una Marca España de la que presumir allá donde vayamos. Sus amigos estamos tristes, pero con una sonrisa. Porque tuvimos la inmensa fortuna de conocer a la persona detrás del personaje público. Y era mucho más grande.

Ahora que la libertad de expresión está en peligro y lo mismo te enchironan por publicar un tuit que por escribir la letra de una canción, te dejo con una de las reflexiones de Antonio: «se puede hacer un chiste de todo. Sólo hay que darle más o menos vueltas a cómo contarlo». Quizás la clave de un buen relato corto también resida ahí: darle vueltas a la historia hasta que todo encaje y no puedas reprocharte ni una coma.

Descansa en paz, Antonio. Tus personajes, tu familia, tus amigos y los lectores te recordarán siempre.

 

 

Si te suscribes al blog, te llevas el "Directorio de editoriales españolas que aceptan manuscritos".  Si estás pensando en contactar con alguna, te ayudará mucho. La suscripción incluye “Concursator”, una guía/check-list para participar en concursos literarios. Además, cada dos semanas te llegará un correo de contenido inédito con enlaces a concursos y a los artículos más interesantes de la blogosfera.

* Campo requerido
Consentimiento *
Responsable: David Generoso Gil Finalidad: gestionar la suscripción Legitimación: tu consentimiento Destinatarios: los datos que me facilitas estarán gestionados a través de Mailchimp. Ver política de privacidad de Mailchimp Derechos: podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos Información adicionalPolítica de privacidad

GuardarGuardar

GuardarGuardar

2 comentarios en “Forges o cómo dibujar sonrisas

  1. Un artículo precioso. Me da mucha envidia que hayas podido formar parte de la vida de una persona tan excepcional. Y una lástima tremenda que alguien, que puede dar todavía mucho más, se aleje para siempre de este mundo. Al menos de manera física. Aunque su huella siempre quedará, más de lo que podemos decir muchos.
    Un beso muy fuerte.

Deja un comentario

Responsable: David Generoso Gil Finalidad: gestionar los comentarios Legitimación: tu consentimiento Destinatarios: los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa (proveedor de hosting de davidgeneroso.com) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Webempresa Derechos: podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos Información adicionalPolítica de privacidad