Star Wars, el despertar de la fuerza

Doscientos minutos de anuncios y trailers después, por fin empieza. Miles de estrellas salpicando el espacio desafiante, un resumen para situarnos en medio de la historia construido con frases que se alejan hacia el horizonte, un travelling vertical. Y John Williams. Su música enciende un interruptor, a modo de magdalena de Proust, y me lleva a mi adolescencia, a una sala de cine improvisada en un centro cultural, La guerra de las galaxias, la primera vez de muchas, un espectáculo grandioso para mis inocentes doce años, qué leches, y para mis cuarenta y pico, la gigantesca nave de la flota imperial que no termina nunca de pasar, la princesa Leia escondiendo un mensaje en un robot cabezón llamado R2-D2 y Darth Vader, su propio padre, atrapándola. Ahí empezó todo. Treinta y cinco años después, esas imágenes transitan por mi circuito emocional recién engrasado. Padres y madres aplauden el inicio de la nueva trilogía mientras sus hijos les miran desconcertados y a mí se me saltan las lágrimas en un ejercicio de nostalgia puntuado con un nueve alto. No importa que el guión tenga huecos que rellenar, que el abrumador espectáculo visual sea excesivo en algunas batallas o que ciertas escenas recuerden demasiado a otras ya disfrutadas. La película nos lleva por territorios emocionales perfectamente calculados y personificados en los dos jóvenes héroes, que asisten a los acontecimientos como si fuéramos nosotros mismos, fascinados con cada referencia al pasado y ante la aparición de personajes clásicos que, nos cuentan, ellos han mamado en las leyendas. A la media hora de espectáculo ya sabes que no estás, ni de lejos, ante la abominable batalla entre Sith y Jedis que ensució el nombre de Star Wars. Y cuando aparece ÉL con su amigo peludo y la sala atrona en aplausos, a ti se te sube un nudo a la garganta y piensas que tu hijo, que da buena cuenta de un cucurucho de palomitas en el asiento de al lado, ya tiene su propia saga galáctica con la que emocionarse treinta años después. Que la fuerza le acompañe. En la vida, y en el cine, que también alecciona, curte frente a las adversidades y emociona.

 

 

Si aún no te has suscrito a mi blog, puedes hacerlo aquí mismo. Y te llevas “Concursator”, una guía muy chula para participar en concursos literarios. Cada dos semanas te llegará un correo de contenido inédito y exclusivo con enlaces a concursos y a los artículos más interesantes de la blogosfera.

* Campo requerido
Consentimiento *
Responsable: David Generoso Gil Finalidad: gestionar la suscripción Legitimación: tu consentimiento Destinatarios: los datos que me facilitas estarán gestionados a través de Mailchimp. Ver política de privacidad de Mailchimp Derechos: podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos Información adicionalPolítica de privacidad

3 comentarios en “Star Wars, el despertar de la fuerza

  1. Star Wars es una de mis sagas preferidas y siempre lo será. Además cuando yo fui a ver la nueva película me emocionó ver más gente de mi edad y más mayor que niños. Nunca había estado en una sala con tanta gente y que hubiera tanto silencio. ¡¡Fue genial!!

    No voy a negar que cando la fui a ver tenía un poquito de miedo por si Disney la hubiera cagado, pero al ver el resultado me encantó!!

    Fantástico post y una genial web!!
    ¡Nos leemos!

  2. Les gustó? A mí me encantó! Hay que decir que es distinta a lo hecho anteriormente pero JJ Abrams y Disney lo hicieron increíble y le dieron justicia a tantos años de espera. Por cierto, la van a pasar por HBO les comparto los días y horarios http://hbomax.tv/movie/TTL607247 las películas de Star Wars son tan buenas que nunca nos cansamos de verlas una y otra vez. La saga de Star Wars es de lo mejor en la historia del cine, se agradece que las personas involucradas hicieran posible una nueva entrega. Que tengan buen día.

Deja un comentario

Responsable: David Generoso Gil Finalidad: gestionar los comentarios Legitimación: tu consentimiento Destinatarios: los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa (proveedor de hosting de davidgeneroso.com) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Webempresa Derechos: podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos Información adicionalPolítica de privacidad