Relato corto: De 8 a 3 y de 3 a 5

Semana 14 del #RetoRayBradbury y relato número 14. Bueno, esta vez microrrelato, que no alcanza las 1.000 palabras que están establecidas como mínimas para considerarlas relato corto. Queda nada y menos para alcanzar los 26 relatos, que es la mitad del proyecto. Voy a tomarme otro vaso de agua para celebrarlo.

Relato corto: De 8 a 3 y de 3 a 5

María Teresa tenía todo lo que deseaba en la vida: sueños razonables, un trabajo de 8 a 3, un marido que se desvivía por ella y un amante que se desnudaba para ella.

Los amaneceres eran de Carlos, su marido desde hacía veintisiete años. Los atardeceres para Fer, su amante desde que la operó los pechos hasta evolucionarlos a una talla 110.

Carlos no sospechaba nada de esa doble vida. Regresaba a casa de noche y siempre encontraba a María Teresa cocinando.

Fer asumía que el precio por manosear los pechos era ser el segundo plato. O el principal, si tenía en cuenta que el primer orgasmo lo disfrutaba con él.

Carlos, María Teresa y Fer. Fer, María Teresa y Carlos. Las tres patas de la relación. El trío a distancia que convenía a todos. Entonces Eva entró en escena.

Carlos trabajaba en una asesoría. Probablemente uno de los trabajos más aburridos del mundo. Hasta que llegó Eva alardeando de sonrisa.

Eva aterrizó desde un matrimonio feliz. Al menos hasta un mes antes, cuando se enteró de que su marido se acostaba con una furcia que a sus ojos no valía nada. Ahora pensaba vengarse. Del marido y de todos los matrimonios felices.

La primera vez que se besaron, a Carlos le supo a néctar de los dioses. A Eva, a chancla sudada. Pero estaba casado y ella tenía una misión en la vida: derrumbar matrimonios. Y empezaron a verse a escondidas. Por las tardes.

De 8 a 3
 Mucho cuidado con las peras si caminan en tríos.

María Teresa tenía casi todo lo que podía desear en la vida: sueños razonables, un trabajo de 8 a 3, un marido que se desvivía por ella de noche y una amante que se desnudaba por ella de cintura para abajo.

Fer, María Teresa, Carlos y Eva. Un cuarteto que no desafinaba. Los Beatles de las relaciones. Hasta que irrumpió Vanesa.

Vanesa quería operarse los pechos y alcanzar una talla 130. Una amiga le habló de Fer. Y contactó con la clínica.

Fer trabajaba por la pasta. Le encantaba amasar dinero. Pero podía hacer una excepción si el proyecto le impactaba. Y el de Vanesa lo hizo.

Tras la operación, Fer y Vanesa tomaron un café nocturno. El primero de muchos. Al principio por llevar un seguimiento profesional de la cirugía. Después, por llevar un seguimiento amater de la cirugía.

María Teresa sospechó de su marido una noche que no pudo cumplir con el coito semanal. Pero lo pasó por alto. Al fin y al cabo, ella acababa de jugar otro partido.

La primera vez que Fer no consiguió una erección fue la tarde posterior a una sesión doble con Vanesa. Todo quedó en una disculpa y en la afirmación de que era su primer gatillazo.

Eva, Fer, María Teresa, Carlos y Vanesa. Un quinteto en la sombra. Un mejunje delicioso para un menú de cinco platos. Entonces llegó el postre.

Eva conoció a Vanesa por casualidad. En un ascensor que subía a las estrellas. En un autobús que viajaba al fin del mundo. En un camino de baldosas amarillas. Da lo mismo. Saltaron chispas al mirarse a los ojos. Y ya nadie pudo apagar la llama.

Carlos se quedó sin sus tardes con sabor a néctar de los dioses. Fer sin sus noches a 130 revoluciones. Y los dos se aferraron al pájaro en mano.

María Teresa tenía todo lo que deseaba en la vida: una suerte de narices, sueños razonables, un trabajo de 8 a 3, un marido que se desvivía aún más por ella y un amante que se desnudaba sensualmente para ella.

Si te suscribes al blog, te llevas “21 libros de relatos a los que deberías echar un ojo”, una lista de libros de relatos a los que merece la pena prestar atención. Una vez al mes, te llegará un correo con recomendaciones de lectura, concursos y algunas sorpresas más.

 

Consentimiento *
 
Yo, David Generoso Gil, usaré la información de este formulario para enviarte emails con información de mi blog, promociones exclusivas y contenido inédito relacionado con la escritura.

Al suscribirte, me das permiso para realizar estas acciones.

Responsable: David Generoso Gil
Finalidad: enviarte un correo electrónico con información
Legitimación: tu consentimiento
Destinatarios: los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Mailchimp (proveedor de hosting de davidgeneroso.com) fuera de la UE. Ver política de privacidad de Mailchimp al pie del formulario.
Derechos: podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos enviando un correo a david@davidgeneroso.com
Información adicional: Política de privacidad
Quizás te interesa saber que acabo de publicar una nueva colección de relatos cuyo hilo conductor es el olvido y la memoria. Puedes hacerte aquí con él.

Aquí está toda la información sobre el Reto de Escritura Ray Bradbury (#RetoRayBradbury), técnicas y consejos para escribir los relatos, qué hacer con ellos y un í­ndice con el resto de relatos.

reto de escritura

2 comentarios en “Relato corto: De 8 a 3 y de 3 a 5

  1. Y al final parece que todo vuelve a su equilibrio natural, aunque parece complicado mantener las mentiras durante tanto tiempo. Muy bien cerrado el círculo de infidelidades. Por cierto, me atrae lo de tu reto, aunque no sé si seré capaz de escribir algo cada semana. Eso sí, quizá me anime a participar de vez en cuando.
    Un abrazo.

    • Hola, Rebeca. Me apetecía escribir algo divertido sobre el tema de las infidelidades, que no es para tomárselo a broma, por cierto. Si te sirve mi experiencia con el reto Ray Bradbury, es la mejor decisión creativa que he tomado en mi vida. Espero animarte 🙂

Deja un comentario

Responsable: David Generoso Gil Finalidad: gestionar los comentarios Legitimación: tu consentimiento Destinatarios: los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa (proveedor de hosting de davidgeneroso.com) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Webempresa Derechos: podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos Información adicionalPolítica de privacidad