Escribir es mejor que el sexo

escribir es mejor que el sexo

Lo repito: escribir es mejor que el sexo. Que el buen sexo. Que la más memorable de las relaciones sexuales que hayas tenido en tu vida. Y si no es así, es que no lo estás haciendo bien (lo de escribir).

¿Pensabas que esto era un clickbait (esos titulares que llaman la atención en el lector y casi le obligan a pinchar en el enlace para concluir que la oferta inicial era mejor que el producto final)? ¿Creías que había utilizado esa palabra en el titular sólo para llamar tu atención? Pues siento decepcionarte, porque sigo convencido de que escribir es mejor que el sexo.

Y pretendo ahondar en la idea en las próximas líneas, explorar argumentos para que a partir de mañana pongas más empeño en escribir. Pero ojo, háblalo primero con tu pareja. Nada me gustaría menos que, a raíz de este artículo, aumentase de forma significativa el índice de divorcios entre los lectores del blog.

Vamos allá.

 

¿Por qué escribir es mejor que el sexo?

Mi percepción es que en ambas actividades hay que encender los cinco sentidos. Y no apagarlos hasta que el fuego haya consumido el combustible y vomitado las cenizas. Son dos ceremonias creativas en donde se busca la complicidad del otro: la pareja en las relaciones sexuales y el lector en el ejercicio de escribir. Hasta aquí parece todo bastante equilibrado. Echemos un vistazo a cómo afectan cada uno de los sentidos.

 

El tacto

Tocar una libreta por primera vez, levantar la cubierta, rozar el borde de sus páginas, comprobar la rugosidad de la superficie y rasgarla con el bolígrafo bautizando la palabra inicial que prenderá el fuego.

Acariciar una mejilla leyendo en braille, dibujar la línea del hombro, descender por el brazo y alcanzar la palma de la mano, continuar la silueta del tronco hasta la cadera, repasar los labios con los dedos índice y anular.

escribir es mejor que el sexo
La gente se aburre mucho. Pero mucho. mucho, mucho.

 

El gusto

Sentir la frustración de tener la palabra exacta en la punta de la lengua, saborearla, masticarla hasta dar con ella y, por fin, escupirla en un ejercicio casi gastronómico.

Probar los labios bajo la promesa de la lengua, lamer suavemente el mar de su espalda, beber un trago del elixir de la juventud.

 

El olfato

Oler el papel de un libro antiguo y viajar a un rincón de tu infancia, a la librería de tus abuelos, a ‘La isla del tesoro’, a ‘Huckleberry Fin’ a ‘El principito’. Usarlos como fuente de inspiración.

Que te embriague el perfume de su cuello. Sin haberse rociado con ninguno. Guardar el aroma de sus besos en un frasco diminuto.

escribir es mejor que el sexo
Rápido, tapémonos la cara con el sombrero, que tenemos visita.

 

La vista

Leer cada palabra, cada línea, cada párrafo. Otear el final del relato en el horizonte, vibrando con la luz del atardecer.

Descubrir el reflejo de tus ojos en los suyos. Fotografiar el momento y revivirlo mil veces, como si fuese el último instante que quisieras recordar.

 

El oído

Escuchar el leve viento al pasar las hojas de un libro, el clic del teclado al transcribir la historia que rasgaste en la libreta, las tres letras definitivas, efe i ene.

Susurrar al oído poemas improvisados, gemidos, emociones que lo arrasan todo. Hacer promesas que puedas cumplir.

 

 

Anda, David, déjate de chorradas descriptivas y ve al grano, estarás pensando. El orgasmo, ¿se puede alcanzar escribiendo? Yo creo que sí. Y no me refiero a que dos de tus personajes copulen hasta el amanecer. ¿No te ha sucedido nunca que la historia fluye, que cada palabra se coloca sola detrás de la anterior, que los verbos describen la acción sin necesidad de adjetivos redundantes, que los personajes evolucionan a lo largo del relato, que la trama crece en interés, que los puntos de giro son perfectos, que el nudo se desenreda, que el desenlace es perfecto, que…? ¿Y no es eso lo más parecido a un orgasmo? ¿No? ¿De verdad? Yo debo de venir de Plutón entonces. Una última prueba. Veamos qué dice al respecto gente que sabe infinitamente más que yo.

 

Qué dicen otros escritores sobre el sexo

escribir es mejor que el sexo

Siempre tengo ganas de escribir. Yo siempre he dicho que escribir es casi mejor que el sexo. Habrá días que a uno le apetezca más o menos, pero a todo el mundo le apetece porque el deseo es una pulsión primaria.

Carlos Salem

El sexo es pa confirmar que el cuerpo habla mejor que las palabras.

Piedad Bonnett

escribir es mejor que el sexo

Lo que me gusta de tu cuerpo es el sexo. Lo que me gusta de tu sexo es la boca. Lo que me gusta de tu boca es la lengua. Lo que me gusta de tu lengua es la palabra.

Julio Cortázar

escribir es mejor que el sexo

El sexo es una de las nueve razones para la reencarnación… las otras ocho no son importantes.

Henry Miller

escribir es mejor que el sexo

El amor es la respuesta, pero mientras esperas la respuesta, el sexo plantea algunas preguntas bastante interesantes.

Woody Allen

escribir es mejor que el sexo

El sexo es como el dinero, sólo ‘demasiado’ es suficiente.

John Updike

escribir es mejor que el sexo

Pienso en tu sexo, surco más prolífico y armonioso que el vientre de la Sombra.

César Vallejo

escribir es mejor que el sexo

Es que el sexo no es para gente escrupulosa. El sexo es un intercambio de líquidos, de fluidos, de saliva, aliento y olores fuertes, orina, semen, mierda, sudor, microbios, bacterias. O no se es. Si sólo es ternura y espiritualidad etérea entonces se queda en una parodia estéril de lo que pudo ser.

Pedro Juan Gutiérrez

escribir es mejor que el sexo

El sexo es como el alcohol. No conviene obsesionarse con él tan temprano.

Margaret Atwood

escribir es mejor que el sexo

El sexo y la muerte: la puerta de delante y la puerta de atrás del mundo.

William Faulkner

escribir es mejor que el sexo

Sexo: lo que sucede en diez minutos es algo que excede a todo el vocabulario de Shakespeare.

Robert Louis Stevenson

escribir es mejor que el sexo

La vida tiene una ventaja contra la literatura: el sexo. No hay sexo, por malo que sea, que no le gane a la mejor escena erótica. Se supone que, como los boxeadores, no hay que tener sexo mientras se escribe una novela. Es por eso que se escriben libros gordos. Es pura desesperación.

Fabrizio Mejía Madrid

 

escribir es mejor que el sexo

A veces hay demasiado sexo en nuestros autores. ¿Hay tanto sexo realmente en nuestra vida? Hablamos más de trabajo, de relaciones. La escritura sobre sexo no es muy buena. Eso cuando no es pura pornografía. Describir el sexo en general es más aburrido que el béisbol.

Ursula K Le Guin

 

De acuerdo. Lo he intentado. Ni siquiera los grandes escritores me dan la razón. Pero escribir es mejor que el sexo cuando estás escribiendo. De eso estoy seguro. De lo que afirmaba en el titular de este artículo, ya no tanto. Pero en la búsqueda está la diversión. Explorar una historia, un cuerpo, personajes, emociones, adjetivos, feromonas, trama, adrenalina, exprimir cada frase, contar lunares… El viaje está ahí, esperando a que saques un billete de ida. Te espero a la vuelta.

 

Suscríbete y te regalo la Guía definitiva que te ayudará a comprobar que tu relato está listo para enviarse a un concurso literario. Y cada dos semanas te enviaré un correo de contenido inédito, varios enlaces de interés y un recordatorio de mis artículos por si te los perdiste.



¿Qué te gusta?

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardarGuardarGuardar

GuardarGuardar

7 comentarios sobre “Escribir es mejor que el sexo

  1. Muy buen artículo.
    No se si escribir es mejor que el sexo, ya que son dos placeres muy distintos pero placenteros. Pero me encanta tu análisis de cómo la lectura activa los sentidos. El olor a libro antiguo es mágico.
    Un abrazo.

  2. Hombre, escribir puede ser mejor que el sexo siempre que escribas mientras estás practicando sexo. De otra forma… me parece que el sexo se lleva todos los galardones, es como presentar una peli de Almodóvar a los Goya, arrasará por muy mala que sea.
    Gran artículo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.