Errores al escribir relatos cortos: 7 que no perdonarías ni a tu madre

Tengo una mala noticia que darte: los escritores no somos infalibles. Por mucho que nuestro ego pretenda elevarnos a los altares, cometemos mil errores. Y nos quedamos en ese número porque la vida no da para más y el tiempo que dedicamos a escribir es limitado. Hoy voy a contarte los que son, bajo mi experiencia, los 7 errores al escribir relatos cortos que no se pueden perdonar. Y hablo desde mi óptica como escritor emprendedor, que entiendo es también la tuya, o la que pretendes que sea en un futuro. Espero que te ayude al enfrentarte a las historias.

Error 1: comenzar el relato hoy y terminarlo el mes que viene

Seguro que alguna vez te ha pasado. Empiezas a escribir una historia un lunes de enero y no la retomas hasta el jueves de la tercera semana de noviembre. Mal. Un relato corto debe ser tan intenso que no se puede continuar meses después. Nuestro estado de ánimo habrá cambiado y eso afectará a la historia y a los personajes. Al menos hay que escribir el primer borrador de un tirón. Ya habrá tiempo de corregirlo. Ahí sí que se perdona un lapso tan largo de tiempo.

Estamos hablando de relatos cortos, ojo. No más allá de 2.000 – 3.000 palabras. Es decir, una medida asumible en un espacio de tiempo de una o dos horas. Tres o cuatro días si me apuras. En las novelas o relatos más largos el proceso cambia.

 

Error 2: no borrar lo suficiente

Ya escribí un artículo al respecto. Borrar hasta el infinito y más allá estiliza tu relato corto. Es igual que comprarse la ropa en Zara o en Adolfo Domínguez. Cuesta más, pero sienta mejor. Lo de cómo afecta al bolsillo lo dejamos para un artículo en el que te enseñaré trucos para sobrevivir como autónomo y no morir en el intento.

Hay que borrar adjetivos, adverbios, coletillas, frases enteras, párrafos… Hasta relatos. Una palabra menos es una idea mejor contada. No quiero ensalzar aquí las virtudes de Twitter (que las tiene, y muchas), pero sería un poco como la red social. La capacidad de síntesis para un escritor de relatos cortos es fundamental.

errores al escribir relatos cortos
Escritor en pleno proceso creativo, dándose cuenta de que la historia de un tipo que despierta convertido en un insecto ya está escrita.

 

Error 3: escribir por obligación

No lo hagas. De verdad. Sentarte a escribir sin que te apetezca no funciona. ¿Pero entonces cómo impongo la rutina de escribir tooooodos los días? Buena pregunta. La respuesta es que si no te gusta lo suficiente, no emprendas. No trates de convertirte en un escritor que vive de escribir. No funcionará.

Escribe para ti, o para tu familia y amigos. Publica de vez en cuando un libro. Autoedítalo o envíalo a editoriales y cruza los dedos. Y déjale que se muera de asco en las librerías físicas o virtuales.

Por el contrario, si te gusta de verdad escribir, jamás lo harás obligado. Tendrás que tirar de la fuerza de voluntad, es cierto. Pero esa fuerza de voluntad estará alimentada por el Deseo (sí, con mayúsculas) de escribir.

No te obligues a escribir relatos cortos. Escribe relatos cortos porque disfrutas haciéndolo.

 

Error 4: que el relato no repose el tiempo necesario

La sensación de finalizar un relato es como la de tener un orgasmo con la persona que te gusta… ¿Cómo que no? Entonces yo debo de ser muy raro sexualmente hablando. O creativamente.

Una vez que has puesto el punto final debes preguntarte ¿de verdad está terminado? Si la respuesta es “sí, y es inmejorable”, pregúntatelo otra vez. Si la respuesta es “¿cómo va a estar terminado si apenas es un primer borrador?”, estás en el lugar adecuado. Si la respuesta es “la tripa me ruge de hambre”, haz una pausa, prepárate un bocata y vuelve en un rato.

El primer borrador debe corregirse varias veces. El número final depende de lo perfeccionista que sea cada uno. Yo, por ejemplo, publico para dejar de corregir.

¿Cuándo hay que releerlo? Deja pasar al menos dos o tres meses para verlo como algo ajeno a ti. Que llegues a tener la sensación de no recordar haberlo escrito tú (asegúrate de que no estás leyendo uno sobre el que te pidió consejo un homólogo). Que sonrías con algunas escenas. Que llores con otras. Que te enfades con el autor porque lo que ha escrito es una mierda mayúscula.

Se puede admitir alguna excepción: si la fecha de un concurso de relatos se acerca demasiado (y no tienes otro ya revisado que presentar en su lugar).

errores al escribir relatos cortos
OJO: está mal escrito a propósito.

 

Error 5: no enseñárselo a nadie una vez terminado

El síndrome de Diógenes para un escritor emprendedor no vale. Nada de acumular manuscritos en los cajones o en las carpetas de tu ordenador. Sácalos y que les dé la luz. Enséñaselos a tu pareja, a tus padres, a tus hermanos, a los padres y madres del AMPA y a los amigos. Publícalos en las redes sociales si buscas una respuesta anónima. Donde quieras pero exige un comentario de texto de 500 palabras a doble espacio con dibujitos de pingüinos en los márgenes.

Por si te sirve como experiencia, mis amigos y mi familia tienen en las estanterías de sus casas (más les vale) ejemplares encuadernados con canutillo de recopilaciones de relatos que hice durante años. Yo mismo era la editorial. Y la distribuidora. Y el crítico literario.

 

Error 6: la procrastinación o no escribir a diario

Meeeec. Otro error. Qué fácil es buscarse excusas, ¿verdad? “Hoy no me ha dado tiempo ni a atarme los cordones de los zapatos”, “he salido más tarde del trabajo”, “los deberes de mi hijo se han complicado”, “el Metro venía fatal”, “me ha pillado una explosión nuclear que al final ha resultado una invasión alienígena…”. Excusas y más excusas para no escribir relatos cortos.

Como ya te dije en este artículo, madruga. Media hora o una hora antes de lo habitual es suficiente para crear el hábito. Y así te aseguras de que todas esas excusas no sucedan porque, como todo el mundo sabe, las excusas duermen mucho.

errores al escribir relatos cortos
El error con mayúsculas: meter un USB en el ordenador.

 

Error 7: leer menos de lo necesario

¿Y qué es menos de lo necesario?, me preguntas mientras clavas en mi pupila tu pupila azul. Un rato a diario estaría bien. Y que ese rato dure una o dos horas, sería perfecto.

Entiendo que el día tiene 24 horas y cada hora 60 minutos. Al menos la última vez que busqué en Google “medidas de tiempo” la cosa era así. Yo mismo incumplo este consejo. Y me autoflagelo a diario con libros de tapa dura golpeándome en la espalda. Ese rito al menos no lo perdono.

Hay que hacer todo lo que esté en nuestras manos para robarle al día al menos media hora. Y elegir bien lo que leemos, claro. Si el tiempo es corto, que sea de calidad. Los clásicos nunca fallan. Si quieres buenos libros de relatos, en este artículo te enlazo varios. Y si buscas a un autor prometedor a punto de consagrarse, echa un ojo a estos dos (guiño, guiño, codazo).

Una reflexión final: tampoco hay que martirizarse por errar. Al fin y al cabo, es de sabios 😉

 

 

Si aún no te has suscrito a mi blog, puedes hacerlo aquí mismo. Y te llevas “Concursator”, una guía muy chula para participar en concursos literarios. Cada dos semanas te llegará un correo de contenido inédito y exclusivo con enlaces a concursos y a los artículos más interesantes de la blogosfera.

* Campo requerido
Consentimiento *
Responsable: David Generoso Gil Finalidad: gestionar la suscripción Legitimación: tu consentimiento Destinatarios: los datos que me facilitas estarán gestionados a través de Mailchimp. Ver política de privacidad de Mailchimp Derechos: podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos Información adicionalPolítica de privacidad

2 comentarios en “Errores al escribir relatos cortos: 7 que no perdonarías ni a tu madre

  1. Como fanático de la narrativa breve, el consejo número dos lo considero la punta de lanza. Hay que hacerse muy amigo de la tecla Supr y revisar constantemente. Los cuentos y los microcuentos tienen más caña de lo que parecen, y pienso que es más difícil equilibrar la intención de lo que queremos decir, con lo que de verdad debe estar escrito.

    Muy buenos consejos, David. Te recomiendo, si gustas, echarle una revisada a los cuentos del maestro Ednodio Quintero y las obras completas de José Antonio Ramos Sucre, ambos venezolanos y duros en eso de los relatos cortos. En tres párrafos ya te dejan frío y sin saber qué te golpeó. Un abrazo desde este lado del charco.

Deja un comentario

Responsable: David Generoso Gil Finalidad: gestionar los comentarios Legitimación: tu consentimiento Destinatarios: los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa (proveedor de hosting de davidgeneroso.com) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Webempresa Derechos: podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos Información adicionalPolítica de privacidad