‘Conquistadores Adventum’: el relato de 30 años que cambiaron el mundo

Conquistadores Adventum

Cuando era bastante más pequeño que ahora, tanto que mi madre me vestía con pantaloncitos cortos y me enviaba al colegio todos los días, estaba absolutamente fascinado por la historia de Colón y sus carabelas surcando los mares. Me imaginaba a mí mismo embarcado en esas naos rumbo a las Indias. Colón me acogía en su tripulación y me ponía a fregar la cubierta, pero no me importaba porque iba a hacer algo grande: descubrir un nuevo mundo. ‘Conquistadores Adventum’ logra eso, que entres en los barcos y juguetees en la quilla, que charles con Juan de la Cosa de mapas de navegación, que comprendas lo que sentía Colón cuando pisó lo que él pensaba eran las Indias. Y que vomites por la borda. Eso también.

‘Conquistadores Adventum’ narra los 30 primeros años del descubrimiento de América y su posterior conquista. Y lo hace de una manera mucho más cercana a lo que se había realizado hasta ahora en las diferentes películas rodadas sobre el tema. El relato se mete (sin cirugía invasiva) en la cabeza de muchos de los protagonistas y nos transmite sus emociones, sus miedos, sus deseos ocultos. No se limita a colocar la cámara en una playa y a retransmitir la llegada de Colón a América, como un partido de fútbol (aunque en el capítulo 6 sí hay un fascinante partido de calcio florentino en una playa, un deporte similar al rugby actual).

En la serie conocemos la obsesión de Colón por demostrar que lo que había descubierto eran las Indias; la valentía y crueldad de Alonso de Ojeda, reconocida por él mismo al final de sus días; el liderazgo de Vasco Núñez de Balboa y su capacidad de empatizar con los indígenas; la necesidad de Fernando de Magallanes de sobresalir en las páginas de la historia, aunque fuera enviado por una nación que no era la suya; lo políticamente correcto que era Francisco Pizarro; la constancia y la suerte de Juan Sebastián Elcano. Y, además, conocemos mil y un estilos de barbas que hacen la delicia de los hípster.

Pero ‘Conquistadores Adventum’ también habla de los héroes más pequeños, esos personajes que contribuyeron a crear la Historia: Bernardino de Talavera, el primer pirata conocido; Pigaffeta, el escritor lombardo que narró el relato de primera vuelta al mundo; Pedrarias Dávila, gobernador enviado por el rey para acabar con Vasco Núñez de Balboa; el obispo Fonseca, a la sombra de todos los acontecimientos.

La poderosa fotografía de Lati Maraña es uno de los elementos que distingue a la serie, al igual que la música de La Caña Brothers. Los actores, la mayoría desconocidos para el gran público, parecen nacidos para interpretar a sus personajes: Bonaccini como Alonso de Ojeda, Kike Inchausti como el pirata Bernardino, Eduardo San Juan como el cardenal Fonseca, Miguel Lago como Cristóbal Colón, Mauro Muñiz como Elcano… Son tantos como aventureros desfilan por la pantalla.

Y al frente del barco, Israel del Santo, capitán con mano derecha y mano izquierda. Él dirige y guioniza (junto a Miguel Espada) los ocho episodios magistralmente. Y esa narración con voz en off es un acierto mayúsculo. Me atrevería afirmar, probablemente influido por mi oficio, que es lo mejor de la serie.

Mención especial para el montaje de Arantxa Galán. Sin él, ‘Conquistadores Adventum’ hubiera sido otra cosa. Y el instinto me dice que mucho peor.

Conquistadores Adventum

¿Qué podemos aprender como escritores de esta serie?

La forma en que maneja una cantidad enorme de personajes (y los que seguro se quedaron en el camino por falta de tiempo), alternando una historia con otra, un tiempo con otro. Un poco como os hablaba en el artículo de Juego de Tronos.

El carismático narrador, que describe con una literatura brillante y sucia los años más convulsos y trascendentales de la historia de España.

El uso de las elipsis, fundamentales para condensar 30 años de historia en apenas siete horas de televisión.

El recurso del mapa, que se va dibujando a medida que avanza la conquista de América. Es un poco como la escaleta de un escritor. Ahí están todos los elementos y sólo hace falta ir colocándolos por orden.

En definitiva, una serie que debería servir como buque insignia de la nueva televisión en España. Esperemos que en Movistar se den cuenta del producto que tienen entre manos y le hagan justicia.

 

Si aún no te has suscrito a mi blog, puedes hacerlo aquí mismo. Y te llevas “Concursator”, una guía muy chula para participar en concursos literarios. Prometo escribirte sólo cada dos semanas un correo con contenido inédito y exclusivo. Y con varios enlaces interesantes.

 



¿Qué te gusta?

GuardarGuardar

GuardarGuardarGuardarGuardar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.