7 hábitos que te ayudarán a crecer como escritor de relatos cortos

¿Alguna vez te has preguntado qué pinta tiene un escritor de relatos cortos? ¿Será alto, moreno y delgado? ¿O sufrirá de alopecia, tendrá dos barrigas, la una apoyada sobre la otra, y se le podrá dar capones con la barbilla? Yo tengo siempre un espejo a mano para resolver la pregunta. Y no salgo mal parado. ¿Te atreves a hacer lo mismo?

Independientemente del físico, hay siete hábitos que puedes adquirir para intentar que algún día aparezca tu foto cuando buscas el término «escritor de relatos cortos» en la Wikipedia.

1. Leer todos los días

Y no me refiero a blogs como este (eh, espera, no te largues aún), ni a la prensa digital, ni a publicaciones en las redes sociales, ni a la letra pequeña de los contratos (así que eras tú el que se la leía). Hay que empaparse de los grandes autores, tragar literatura que alimente. Una vez digerida y circulando por el sistema sanguíneo, tus historias serán mejores. Te lo aseguro. He aquí algunos ejemplos de libros de relatos que cumplen este cometido:

escritor de relatos cortos

2. Llevar una libreta y un bolígrafo encima

O las notas de tu móvil abiertas. O un flier publicitario con la parte trasera sin imprimir. Cualquier momento es bueno para que se encienda la bombilla de tu cabeza. Y si no apuntas la idea al instante, te aseguro que la perderás. Porque otra cosa que suele distinguirnos a los escritores es la memoria de pez. De pez chiquitito. Y sí: Buscando a Dory está inspirada en un escritor de relatos cortos.
¿Sabías que existe un lugar donde flotan todas las ideas que no se anotaron en una libreta? Allí esperan inútilmente a que alguien las convierta en una gran historia. Por favor, no contribuyas a engordar esa pecera gigante.

 

3. Escribe a diario para ser un escritor de relatos cortos

Y con el término diario me refiero a todos los días. No cuando me viene bien, que es una definición que no está admitida por la RAE. Aunque a veces nos empeñemos. Ya sabes que no valen las excusas (aquí te doy unos consejos para ello). Encuentra tu espacio y tu horario. Y crea. Aunque sea cincuenta palabras al día. El hábito y la satisfacción de comprobar el resultado harán el resto.

 

4. Lee blogs habitualmente

Sí, ya sé que acabo de decirte que no leas blogs. Siempre que lo acompañes de un rato de lectura alimenticia, está bien. Y no me refiero sólo al mío. Ahí fuera hay todo un mundo de páginas web que ayudan de una u otra forma al escritor de relatos cortos. Si no las conoces, echa un ojo a estas:

  • Gabriella Literaria. Cientos de artículos que comprenden toda la fase de la creación. Sus técnicas literarias son casi tan legendarias entre la comunidad de escritores emprendedores como su humor.
  • Marketing online para escritores. Si quieres publicar algún día un libro de relatos cortos, es casi obligatorio que tengas nociones de marketing online. Y Ana González Duque es de las que más sabe de eso.
  • Hoja en blanco. El blog de Isaac Belmar habla del proceso de creación. Y lo hace desde su propia experiencia, desde las entrañas mismas. Y encima escribe muy bien.
  • Excentrya, de Jaume Vicent Bernat. Consejos para escribir mejor. Otro que tiene su voz propia muy clara y la exprime al máximo. Y de copywriting sabe lo que no está escrito. O sí, porque lo publica en su blog.
  • La piedra de Sísifo. La web de referencia de curiosidades alrededor de la literatura. Tiene casi 85.000 seguidores en Facebook. Casi nada.

 

5. Apúntate a todos los concursos de relatos cortos que puedas

Para empezar, te curtirá en la escritura de relatos. Cuanto más escribas, mejor lo harás. Y si te seleccionan alguno, el subidón de confianza te llevará en volandas a conseguir tu objetivo de ser un gran escritor de relatos cortos. Y si rechazan tu trabajo, aprenderás del fracaso, muy importante para cuando te enfrentes a las editoriales (y para todo en general).

Si te suscribes a mi blog, cada dos semanas te mandaré una relación de concursos de relatos cortos para que puedas participar en ellos (además de otros contenidos exclusivos). Y te regalo la Guía definitiva de concursos literarios, con un checklist para comprobar que a tu relato no le falta ningún detalle para triunfar.

 

6. Lleva un diario de escritura

Te aconsejo que lo hagas en una libreta. Y que sea distinta a la que utilizas para anotar ideas al vuelo. Escribe las tramas, los puntos de giro, el pasado de los personajes, esa idea genial que ayudó a levantar un cuento, la frustración por un día poco productivo, los lugares en los que te encuentras más cómodo escribiendo…
Además, este diario es una fuente de nuevas ideas para relatos. Y el día que las editoriales se peguen por ti, además de hacerles una pedorreta porque te sigue interesando más autopublicarte, podrás echar mano de sus páginas para escribir tus memorias. Recuerda que la nuestra es de pez.

escritor de relatos cortos

7. Sonríe

Un último consejo aparentemente mindfulness: a partir de ahora, sonríe. La literatura universal ya tiene completo su cupo de escritores atormentados que parieron su obra bajo circunstancias dramáticas: desesperación, alcohol, angustia vital, soledad, violencia, hambre… A veces escribir ayuda a exorcizar demonios, pero esa reflexión la dejamos para otro día. Hoy toca sonreír. Sonríe cuando te hagan una foto. Cuando te levantes a las seis de la mañana a alimentar tu sueño de ser un escritor de relatos cortos. A los que se acerquen a que les dediques tu libro en una sesión de firmas. Sonríe cuando te des un golpe con la pata de la mesa en el dedo gordo del pie (y si lo consigues, escríbeme un correo contándomelo). Sonríe a tu pareja, a tus hijos y a tus vecinos.

Si vas por la vida sonriendo, ésta te devolverá sonrisas. Y eso te proporcionará felicidad. Y la felicidad ayuda a ser creativo, según un estudio de la universidad de Houston que me acabo de inventar. Hasta existe una corriente de literatura que promueve la felicidad: las novelas feelgood.

Adopta el hábito de sonreír y tus relatos cortos (y tu entorno) te lo agradecerán.

 

8. Partida extra: compartir es vivir

Otro hábito muy saludable que tiene algo de trampa. Si te ha gustado el post, ayúdame a llegar a más gente compartiéndolo en tus redes sociales 😉

También puedes cotillearlo en la próxima junta de vecinos. O este verano en el chiringuito de la playa. O vocearlo en el trayecto del Metro hacia tu trabajo. Por opciones no será.

 

 

Suscríbete y te regalo la Guía definitiva que te ayudará a comprobar que tu relato está listo para enviarse a un concurso literario. Y cada dos semanas te enviaré un correo de contenido inédito, varios enlaces de interés y un recordatorio de mis artículos por si te los perdiste.

 



¿Qué te gusta?


GuardarGuardarGuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

7 comentarios sobre “7 hábitos que te ayudarán a crecer como escritor de relatos cortos

  1. Me han gustado mucho tus recomendaciones por la positividad que transmiten y por la sonrisa que de vez en cuando me has sacado. Hace poco que te sigo y en cada uno de tus posts aprendo algo nuevo que para mí es lo más importante. Gracias por compartir tus conocimientos con el resto. ¡Saludos!

    1. Muchas gracias por tus palabras, Oyidiya. Sólo intento transmitir cosas que a mí me han ayudado o lo siguen haciendo. Me alegro de que te sirvan a la hora de sacar adelante tus relatos. Lo de sacar una sonrisa viene en el pack 🙂

  2. Literatura que alimente, esa es la clave. Últimamente estoy leyendo cosas muy interesantes, sobre todo porque a veces son libros malos (con errores de todo tipo) que te enseñan qué no hacer. Eso también alimenta, de verdad.

    Muy bueno tu articulo 😀

    Abrazos

    1. Gracias, David. Tienes razón en que se puede aprender de los malos libros cómo no hacer las cosas. Eso me trae a la memoria un ensayo sobre la escritura titulado “Cómo no escribir una novela”, lleno de ejemplos de lo que no hay que hacer. Es muy recomendable.

    1. Gracias por leerlo. Y tienes razón, es la más importante. Si mis padres no hubieran tenido una librería llena de libros hasta el techo, probablemente hoy no estaría respondiendo este comentario sobre consejos para escribir 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.