10 consejos si vas a la Feria del Libro

Feria del Libro

¿Has estado alguna vez en la Feria del Libro de Madrid? Si tu respuesta es afirmativa, choca esos cinco. Si es negativa, pero este año te pasarás por allí, choca también los cinco. Y si no quieres oír hablar de ella, y después de leer estos consejos no te he convencido, déjame debajo del artículo un comentario para que devuelva el curso “Cómo convencer a cualquier persona de lo que tú quieras en diez pasos”. Pero qué demonios, antes acerca la mano a la pantalla y ¡choca esos cinco!

Feria del Libro
Efectivamente, entre las múltiples habilidades de los gatitos también se encuentra chocar los cinco.

Mi relación con la Feria se remonta a cuando yo era un joven de piel tersa y cabellera frondosa. Ese primer año, Antonio Muñoz Molina me firmó su novela El jinete polaco. En aquella época estaba enamorado de su forma de narrar, de sus frases subordinadas dentro de otras frases subordinadas, que a su vez quedaban englobadas en una subordinada general. Lo increíble del asunto es que Muñoz Molina lograba salir con vida de aquella estructura. Y establecía las pausas adecuadas para que el lector no muriese asfixiado. Tener un libro firmado por mi ídolo de las letras gracias a la presentación en una caseta, hizo que jurase fidelidad a la Feria hasta el día de mi muerte.

Desde entonces, la Feria del Libro de Madrid está asociada en mis recuerdos a la lluvia refrescante, a las aglomeraciones en las que conoces gente, a la interminable fila de casetas con tesoros por descubrir. Años más tarde la visité con mi hijo, y entonces conocí el verdadero miedo, el pavor absoluto, el terror más indescriptible: la tarjeta de crédito ardiendo en el bolsillo. Lo de que se pierda entre la masa de visitantes, prefiero ni pensarlo, que sólo tengo un corazón.

En fin, vamos allá con los diez consejos, que si no la cosa se enfría y os largáis a visitar otro blog o a acometer las obligaciones a las que estáis sometidos las personas que vivís fuera de las pantallas.

1. Cómprate un sistema de riego. Aunque el cielo a veces juega una mala pasada y encharca los zapatos de los visitantes, la norma general es que los charcos se formen por el sudor. Un sistema de riego de esos que se instala en la terraza para las plantas, con la botellita de agua mineral con el culo mirando al cielo y goteando continuamente, viene que ni pintado. Se aconseja implementarlo en la cabeza siempre que haya melena donde engancharlo.

2. Si te gustan los libros, no te lleves el sueldo en el bolsillo y esconde bien la tarjeta de crédito. Y es evidente que te gustan los libros. Y mucho. Si no, por qué ibas a visitar un lugar en el que, básicamente, venden libros. ¿Y por qué ibas a estar leyendo este blog? Llévate el dinero justo, que la tentación es grande y numerosa. Las editoriales atacan a traición publicando las novedades más jugosas para la Feria, así que es muy fácil caer en las garras de la lectura. Otra solución es transportar el dinero en un bolsillito oculto en la ropa interior, de manera que te dé mucha vergüenza meterte mano en público y se quede ahí durante toda la visita.

Feria del Libro
Los libros también tienen su corazoncito. No los abandones en casa de cualquier desconocido.

3. Abstenerse claustrofóbicos. Allá donde mires, hay gente. Tanta, que la Organización Mundial de la Salud se está planteando declarar a la Feria como zona con alto riesgo de morir sepultado por una avalancha. Está al nivel de un concierto de Justin Bieber, una visita a La Meca o copas a un euro en la discoteca de moda.

4. Si tu autor favorito es un súperventas, prepárate a sufrir la súpercola. Ármate de paciencia y de un buen bocata de calamares por si aprieta el hambre. Los autores en la Feria se las quieren dar de simpáticos y suelen dedicar un rato a escribir sus dedicatorias. Si multiplicas el tiempo de cada persona por el número de miembros de la cola, te da un resultado siempre superior a la energía que le queda a tus piernas.

5. Si tu autor favorito es un desconocido, podrás charlar con él hasta de la teoría del Big Bang. Estás de enhorabuena si te encanta ese escritor o escritora al que no conoce ni su abuela, pero que un día te embelesó con sus poemas que cayeron inesperadamente sobre tu regazo balanceándose como hojas verdes acunadas por la brisa. Ese tipo se va a pasar el noventa por ciento del tiempo de su firma de libros mirándose las uñas, así que aprovecha para confesarle tus más íntimos secretos: que te dedicas a escondidas a la poesía, que te enamoraste de él con su primer verso, que el mundo es un poco más bonito con sus poemarios. Si el escritor no llama enseguida a la policía, tienes asegurado un rato de charla y, quizás, una romántica aventura.

Feria del Libro
A quién se le ocurre elegir un libro tan gordo. A este hombre le ha salido hasta una barba poblada en el ejercicio de su lectura.

6. No busques editoriales de autopublicación. Lamentablemente, no están. Año tras año son ignoradas a pesar de facturar más dinero que algunas “oficiales”. El sector editorial, en un ejercicio de envidia, discrimina todo aquello que huela a apoyar a escritores emprendedores. Y eso está mal. Muy mal. Y al final se volverá contra ellos como un bumerán y les golpeará en todas las narices.

7. Coge un paraguas. Te servirá para cubrirte del sol, para desviar la lluvia o para sobrevolar por encima de la multitud como Mary Poppins si la imaginación te lo permite. También puedes ponerlo del revés y coger caramelos, pero eso es para otro tipo de aglomeración.

8. Lleva una mochila de gran capacidad para meter en ella las bolsas, los folletos publicitarios, los preciosos marcapáginas, los libros que pensabas llevarte, los que comprarás impulsivamente, los que te aconsejará el librero con toda su buena fe, los que te encasquetará con mala leche, los que te pedirá tu hijo con una insistencia enfermiza; y más te vale salir corriendo si no quieres hipotecar también tu casa (a esas alturas, el coche ya lo habrás apalabrado con un visitante de Murcia que te ha adelantado 1.500€, y que tú has convertido en libros).

9. La botella de agua será tu mejor amiga. Y si es del grifo de tu casa, eso que te ahorras. En la Feria del Libro hay puestos de avituallamiento, pero cabe preguntarse si es más cara la botella pequeña de agua mineral que venden, algunas ediciones de incunables o el kilo de percebes en diciembre.

Feria del Libro
En diez segundos, ¿cuántos libros hay en esta librería? ¿Y número de páginas totales? ¿Qué pasa, que eres de letras?

10. Si tienes hijos, debes ir sí o sí. Además de centenares de cuentos con los que abrirán los ojos más que si estuviera allí delante a Mario Bros (bueno, quizás exagere un pelín), la Feria del Libro organiza para ellos talleres de dibujo. También podrán leer libros, asistir a sesiones de lectura de sus autores favoritos y, si el tiempo acompaña como suele, repetir mil veces la frase «mamámamámamá, yo quiero un helado».

Bonus track. Si alguno(a) de tus escritores emprendedores favoritos va a firmar sus libros, acércate cuanto antes. Su sangre está muy bien valorada en determinados círculos, y la Feria es un buen momento para conseguirla, así que las colas de lectores sedientos pueden ser interminables. Te dejo fechas y horarios para que te organices:

  • Gabriella Campbell (espero que con alguno de sus dragones) y José Antonio Cotrina. Caseta de UDL (número 46). Sábado 3 de junio de 11:00 a 12:00. Y el viernes 2 estarán en una mesa redonda detrás de la caseta 43.
  • David Generoso. Caseta 1, 4, 156, 179 y 289. De 9:00 a 20:00 todos los días de la Feria… Ah, no, perdón. Mis libros de relatos prefiero firmarlos de manera más íntima. El año que viene, seguro. Jeje, qué despiste 🙁
  • Ana González Duque (si no tienes planes de boda, deberías preguntarle a ella). Caseta de la Librería Diwan (número 100) el sábado 3 de junio de 13:00 a 15:00.
  • Mónica Gutiérrez Artero (autora de las novelas feelgood, tara rara rara ra ♪ ♫ ♩ ♬). Caseta de Roca Editorial (número 170). Sábado 3 de junio de 12:00 a 14:00.
  • Chiki Fabegrat. Caseta del Dragón Lector (número 75-76). Sábado 3 de junio a las 13:30.
  • Pau Sitjar y Roger Peruga en la caseta Edhasa (número 334). Sábado 3 de junio a las 18:00.
  • Jorge Gómez Soto y David Fernández Sifres en la caseta de SM. Sábado 3 de junio a las 19:00.
  • Javier Fonseca García Donas en la caseta de Algar (número 256). Sábado 10 de junio a las 17:30.
  • Encuentro de blogueros: Blogger Lit Con. Sábado 3 de junio a las 18:00. En la Biblioteca Pública Municipal Eugenio Trías. Casa de Fieras de El Retiro.

 

 

Suscríbete y te regalo la Guía definitiva que te ayudará a comprobar que tu relato está listo para enviarse a un concurso literario. Y cada dos semanas te enviaré un correo de contenido inédito, varios enlaces de interés y un recordatorio de mis artículos por si te los perdiste.

 



¿Qué te gusta?

GuardarGuardar

GuardarGuardar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.